Inicio/Lifestyle/Moda y Belleza/El nuevo Museo de Yves Saint Laurent en París

El nuevo Museo de Yves Saint Laurent en París

El Museo Yves Saint Laurent ya es una realidad. El mismo edificio donde el diseñador creó desde 1974 sus inolvidables colecciones, abre sus puertas para mostrar al mundo la valiosa colección que atesoraba, con cerca de 35.000 vestidos, accesorios, bocetos […]

El Museo Yves Saint Laurent ya es una realidad. El mismo edificio donde el diseñador creó desde 1974 sus inolvidables colecciones, abre sus puertas para mostrar al mundo la valiosa colección que atesoraba, con cerca de 35.000 vestidos, accesorios, bocetos y piezas artísticas.

El diseñador Yves Saint Laurent (Orán, 1936 – Francia, 2008) fantaseó siempre con la idea de exponer sus obras para que las generaciones venideras pudieran aprender de su legado. Tanto es así, que desde 1964 decidió guardar el prototipo de cada una de sus creaciones. Algo que por aquel entonces no se solía hacer, pues se regalaba a las modelos o incluso se vendía. Pero gracias a la labor visionaria del modisto, el palacete en el que diseñó sus colecciones desde 1974 se ha convertido en un museo de 450 metros cuadrados que alberga cerca de 35.000 piezas únicas, desde vestidos, accesorios, bocetos y otros objetos relacionados con su obra.

El nuevo museo, situado en el 5 de la Avenida Marceau de París, fue el lugar en el que Saint Laurent ideó las colecciones que transformarían para siempre los cánones del vestuario femenino. Adentrarse en él, es como hacerlo en la época en la que las mujeres elegantes y acaudaladas encargaban sus trajes a medida. De hecho, hay varias estancias que se han mantenido intactas, como la recepción, donde las clientas esperaban su turno para probarse sus encargos y que aún rezuma la pomposidad de entonces; o el estudio del artista, que tampoco ha sufrido modificación alguna.
Sus libros, bocetos y fotografías han quedado congelados en el tiempo, junto a su famosa “biblia” de la alta costura, en la que anotaba todos los detalles e indicaciones necesarias para dar vida a cada prenda. Como mobiliario, dos grandes mesas, con las gafas del modisto sobre unos dibujos y una tarjeta navideña con su perro Moujik dibujado por el artista Andy Warhol. En el otro extremo, un espejo da paso a la zona en la que desfilaban las modelos (nunca quiso usar maniquíes), donde analizaba la evolución que iban tomando sus prendas.
El resto de los salones de la antigua tienda se han adaptado como salas de exposiciones en las que se repasa la vida y el legado del diseñador.
Trasgresor de las normas
Yves Saint Laurent fue un hombre que trasgredió las normas y cánones establecidos de toda una época a través de sus diseños. Pierre Bergé, cofundador de la marca, lo definió a la perfección: “Chanel dio la libertad a la mujer, Saint Laurent le dio el poder».
Y lo consiguió con sus prendas, “robadas” del armario masculino y que fueron una constante en toda su obra: el esmoquin, la chaqueta sahariana, el pantalón de talle alto, la gabardina («trench coat”), o los monos, inspirados en el atuendo que llevaban los aviadores. En total, se conservan cerca de siete mil piezas, aunque en el museo solo se exponen 50. Las demás, irán rotando en exposiciones temporales para preservarlas de la excesiva exposición a la luz.
El arte de la moda
Cada año, habrá un monográfico que mostrará cada una de las colecciones del artista. Para su inauguración se ha elegido la que conforma su debut en el verano de 1962, en la que figuran trajes, bocetos, fichas de taller o fotografías, además de otros objetos curiosos. Como colofón, el vestido de novia con el que solía acabar todos sus desfiles.
El museo aborda también las influencias que le sirvieron de musa para crear sus diseños, porque, como él mismo decía, el oficio de modisto “no es realmente un arte, pero necesita un artista para existir”. Así, no pueden faltar sus vestidos inspirados en la obra de Picasso o en las formas geométricas de Mondrian, sus creaciones más  emblemáticas, además de otros objetos inspirados en Marcel Proust, Jean Cocteau, Richard Wagner o Vincent Van Gogh.
Como nota a destacar: se trata del primer centro dedicado exclusivamente a la moda que recibe el título de Museo de Francia, lo que garantiza que sus miles de obras no podrán ser vendidas. Así, el deseo de Yves Saint Laurent de servir como base para los futuros diseñadores es ya una realidad que perdurará en el tiempo. La pena, que ni él ni su compañero Bergé (fallecido el 8 de septiembre de este año) podrán ver su sueño materializado en este museo.
Cuándo ir
La entrada es libre y el precio medio es de 10 euros, aunque recomendamos la visita guiada para aprovechar al máximo la experiencia. El horario es de 11:00 a 18:00 de martes a domingo, y de 11:00 a 21:00 los viernes. Si quieres acercarte al país vecino para disfrutar de esta joya de la alta costura, recuerda que el Seguro de Viajes MAPFRE te ofrece las mejores coberturas, como asistencia médica, gastos de anulación o pérdida de equipaje.

16 noviembre, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.