Inicio/Lifestyle/Moda y Belleza/Básicos para ir a la oficina

Básicos para ir a la oficina

Para muchas mujeres, elegir el outfit diario para ir la oficina es una tarea difícil y tediosa. A pesar de todas las posibilidades que se puedan encontrar dentro del armario, en la práctica se suele recurrir siempre a las mismas […]

Para muchas mujeres, elegir el outfit diario para ir la oficina es una tarea difícil y tediosa. A pesar de todas las posibilidades que se puedan encontrar dentro del armario, en la práctica se suele recurrir siempre a las mismas prendas, o bien elegir looks aburridos o que nos echan años encima. Existen básicos para ir a la oficina que permiten, con unas pocas prendas combinables entre sí, crear atuendos variados y divertidos, sin caer en la estridencia.

Lo que no debes ponerte

Por suerte, la moda laboral ha cambiado en los últimos años. Los nuevos códigos permiten vestir con propiedad sin renunciar al estilo. Los aburridos trajes de color gris y los zapatos de tacón medio ya no son la única opción para mantener esa esencia de formalidad y elegancia. Ahora se pueden incluir accesorios llamativos y sofisticados, e incluso optar por unos jeans y seguir luciendo un aspecto arreglado y estiloso.

En la sociedad en la que vivimos, el medio es el mensaje, es decir, interpretamos que la imagen es el reflejo de los valores internos de una persona, aunque no sea así. Si el atuendo laboral no se ajusta al perfil de la empresa o sector en el que se trabaja, se puede generar una imagen profesional. equivocada de uno mismo. Pero sea el sector que sea, hay determinadas prendas que es mejor no usar en la oficina (además de los leggins, las chanclas de playa o la ropa deportiva), a no ser que se usen siguiendo ciertos códigos:

  • Prendas ajustadas: cuando hablamos de este tipo de prendas no nos referimos a la ropa extremadamente ajustada que parece una segunda piel, sino a aquella entallada que siluetea la figura y la realza. Llevar todas las prendas ajustadas o todas holgadas no proyecta una buena imagen laboral. Lo mejor es encontrar el equilibrio incluyendo una sola prenda ceñida y las demás que queden más sueltas.
  • Escotes o faldas cortas: hay determinados sectores en los que este tipo de prendas juegan en contra, pero en otros hay cierta permisividad, siempre que se haga con acierto. Elige lo que quieres mostrar: o escote o piernas, pero no ambos a la vez. En cuanto al escote, los más apropiados son el cuadrado, el redondo o el V, siempre y cuando no sean muy pronunciados. Respecto a las piernas, el largo adecuado para acudir a la oficina y proyectar una imagen profesional es de dos dedos por encima de la rodilla, en la misma rodilla, midi o largo.
  • Jeans: los pantalones vaqueros son motivo de debate, ya que se consideran de sport. Pero si eliges un modelo clásico sin desgastes, pedrerías o rotos y lo combinas con una blazer, puede pasar como una prenda para la oficina.
  • Camisetas: forman parte del código informal y, por tanto, no casan en un ambiente profesional. Sin embargo, pueden usarse en algunos casos en los que se combinan con trajes de pantalón o falda.
  • Zapatillas: son comodísimas, pero nada aconsejables para una oficina si lo que quieres es proyectar una imagen seria y responsable. Sin embargo, una de las tendencias actuales es combinar este tipo de calzado con prendas formales. En este caso, debes optar por deportivas de colores neutros.
  • Vestidos de fiesta: tampoco hay que excederse. Es mejor no dar una imagen lúdica festiva en el lugar de trabajo y mostrar más seriedad.
  • Lentejuelas y glitter: sí, es una de las últimas tendencias, pero no son lo más apropiado para ir a la oficina.

Básicos para ir a la oficina

Estos básicos para ir a la oficina te evitarán más de un quebradero de cabeza, ya que permiten hacer infinitas combinaciones. Para lograr mayor éxito, elige prendas de colores neutros que concuerden entre sí, y deja el color para los accesorios. De esta forma podrás usar, por ejemplo, cualquier falda o pantalón con cualquier blazer.

Pantalones

Pantalones de pinzas, capri, anchos o hasta jeans pitillo de tiro alto, siempre que sean de colores neutros, azules, o con estampados discretos. La clave es elegir aquellos que luzcan casuales y que se combinen bien con una blusa y unos zapatos correctos.

Camisas y blusas

Aunque las camisas formales abotonadas son las más indicadas, en la actualidad conviven con otros estilos y diseños. Los colores neutros, el blanco o el azul cielo triunfan, pero también los cuadros o los estampados florales utilizados con mesura. Puedes elegir blusas elegantes, diseños vanguardistas, etc., teniendo en cuenta los códigos sobre el uso de escotes y combinadas con un suéter o una blazer.

Blazer

Es el básico imprescindible para dar sentido a cualquier look de oficina. Las hay de tantas formas, estampados y diseños que admiten una gran variedad de combinaciones: con blusas estampadas, camisas de botones y hasta con camisetas y jeans.

Faldas

Desde las clásicas de tubo hasta las faldas midi con vuelo, plisadas, entalladas, de cuero… La clave: elegir tonos neutros, diseños sencillos y estampados discretos.

Zapatos

Los zapatos básicos para ir a la oficina son los clásicos cerrados y con tacón de entre dos y ocho centímetros. No obstante, los nuevos códigos permiten llevar salones, tacones altos, mocasines, manoletinas y hasta blutchers. De lo que hay que huir es de los zapatos abiertos y los deportivos.

11 diciembre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.