La heráldica: qué es y cómo influye en los actuales logos

Inicio/Lifestyle/La heráldica: qué es y cómo influye en los actuales logos

La heráldica: qué es y cómo influye en los actuales logos

La heráldica, ese invento medieval para diferenciar a los adversarios en la contienda, perdura hasta nuestros días gracias a la herencia que ha dejado en los diseños de los escudos y logos actuales.

Equipos de fútbol, firmas de coche, botellas de vino, universidades, marcas gubernamentales o dinastías reales tienen algo en común: la mayoría de ellos realiza sus logos tomando la herencia de aquellos escudos de armas que, antiguamente, servían para diferenciar las familias o señoríos en base a una serie de normas recogidas en la heráldica.

Y es que la idea de usar símbolos identificativos para diferenciar unos grupos de otros no es nada nuevo. En realidad, se lleva practicando desde la más remota antigüedad, pero sobre todo en los campos de batalla del medievo. En la actualidad, el diseño publicitario de los logos de empresas y entidades bebe de la heráldica utilizada comúnmente en el pasado para distinguir linajes, señoríos o ejércitos. Para vislumbrar el grado de influencia que ha tenido en el diseño gráfico actual es necesario conocer un poco más a fondo esta ciencia.

La heráldica de los escudos

La heráldica es la ciencia que explica y describe los elementos que componen los escudos de armas. La forma del escudo, las particiones que delimitan zonas en su interior, las señales (figuras geométricas, objetos…), los colores, los ornamentos exteriores situados sobre el escudo o rodeándolo… Todo tiene un sentido. Ningún elemento se deja al azar, sino que goza de un significado concreto que toma forma cuando se engloba en un todo.

Aunque esta forma de comunicación se lleva practicando desde siglos remotos, no se hizo patente hasta que se convirtió en una necesidad en los siglos XI y XII. Por aquel entonces, el campo de batalla medieval era un auténtico hervidero. Para protegerse, los militares idearon nuevos sistemas, como los cascos y armerías. El problema es que estos artefactos dificultaban enormemente el reconocimiento del rostro del portador, pudiendo dar lugar a errores imperdonables. Para saber contra quien se luchaba y no asestar golpes a los del mismo bando, los caballeros empezaron a pintarse figuras distintivas en sus escudos.

Esta costumbre se iría extendiendo, poco a poco, a otro tipo de soportes, como telas, banderas, fachadas de viviendas, cuadros, joyas, etc. Los primeros diseños nacieron fruto de la imaginación y creatividad de sus creadores. Las nuevas generaciones heredaron esos escudos de armas de sus antepasados y los organizaron en un sistema de normas, con un lenguaje y terminología propios. Y así nació la heráldica.

La heráldica y los escudos actuales

Si observamos los logos fruto del diseño gráfico contemporáneo veremos que siguen muchos de los patrones de estos escudos de armas del medievo.

No existe un modelo de escudo uniforme. Cada país, cada época, incluso las modas han determinado las diversas formas de cada escudo. Pero en líneas generales hay algunas que se han mantenido a lo largo de los siglos. La más común es aquella que adopta una forma rectangular con la parte inferior redondeada o puntiaguda. Son formas heráldicas que pueden verse en los identificativos actuales de marcas que quieren vincularse con valores cono la tradición o el clasicismo. Un ejemplo de ello es el logo de la compañía de transporte de paquetes United Parcel Service (UPS).

Las particiones en las que se divide el escudo pueden adquirir también múltiples formas: divisiones verticales, horizontales, cuarteadas, jironadas… Los logos actuales también adoptan estas particiones, como el escudo del Club Atlético de Madrid, que muestra una división denominada tajada.
Respecto a los elementos que se colocan dentro del escudo (que en heráldica se llaman «figuras» o «muebles»), se distinguen cuatro tipos: heráldicas (cruz, aspa, bordura, faja…), artificiales (castillos, cadenas, coronas, antorchas, barcos…), naturales (plantas, animales, figuras humanas, estrellas…), y quimeras (dragones, sirenas…). Ejemplos actuales los encontramos en el escudo de la Bethel University, en el que figura una antorcha; o el de la Generalitat valenciana, con un dragón coronando el conjunto.

Los ornamentos exteriores del escudo (denominados timbres), que suelen ser coronas, cordones, o banderas, también han sido copiados en los logotipos actuales. En el caso de las coronas, por ejemplo, cada una revela un grado: rey, marqués, conde… El Ayuntamiento de Jerez incorpora en su escudo una corona de conde, aunque hay ciertas controversias al respecto, ya que debería llevar la corona real abierta. Un desliz fruto de la excesiva simplificación.

A grandes rasgos, estos son algunos de los aspectos que el diseño gráfico actual ha heredado de la heráldica, aunque no son los únicos. Y es que esta ciencia sigue influyendo aún en nuestros días casi de la misma forma que lo hizo en otras épocas. No en vano, cuenta con su propio Día Internacional, que se celebra el 10 de junio.

9 junio, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.