Inicio/Lifestyle/Famosos/Arturo Fernández: «Mi vida es mucho más sencilla y menos trepidante que la de cualquiera de mis personajes»

Arturo Fernández: «Mi vida es mucho más sencilla y menos trepidante que la de cualquiera de mis personajes»

El mundo de la escena está hoy de luto. Ha muerto Arturo Fernández, uno de los actores más prolíficos y queridos del panorama. Fue y será uno de los referentes de la interpretación y supo seguir firme sobre las tablas, su gran pasión, habiendo cumplido los 90 años.

Divertido, elegante, educado y con un perfil de irresistible conquistador, Arturo Fernández nos ha dejado a los 90 años. Con él se va uno de los galanes más atractivos del cine y el teatro, pero se lleva multitud de premios, entre ellos, el que más le gustaba: la admiración de un público que siempre le respaldó, llenando hasta hasta la bandera las salas de media España.

El «gran seductor de la escena española» había celebrado recientemente sus bodas de platino sobre las tablas de su teatro, el Amaya de Madrid, interpretando a Gabriel en Alta seducción y no tenía en mente colgar las botas mientras su salud se lo permitiera.

Asturiano de pro, siempre se sintió orgulloso de sus orígenes humildes y supo defender su profesión asumiendo que todo en la vida tiene un coste. Aún así siempre tuvo de su lado a público y crítica.

MAPFRE estuvo con él hace unos meses y tuvimos la suerte de charlar con él en la entrevista que mostramos a continuación.

Arturo Fernández cumple sus bodas de platino en los escenarios

A sus 90 años sigue llenando los teatros de media España con su obra Alta seducción, cuenta con el favor del público y sigue siendo uno de los actores más atractivos del panorama ¿cuál es el secreto?

Creo sinceramente que tener al público como referente, asumir que él es el destinatario de todos tus esfuerzos, intentar no sólo no defraudarle jamás, si no trabajar para darle algo mejor y más sorprendente cada vez dentro del género en el que ese público, soberano auténtico, te demanda.

Le sientan bien los focos, pero ¿qué hace Arturo Fernández para mantenerse tan bien y con tanta vitalidad?

Nada especialmente, de verdad. Disfruto de la vida mucho: de la familia, de la naturaleza, de mis pocos, pero magníficos amigos, de una sobremesa con una buena conversación, del sentido del humor, de la belleza, del futbol, de los perros, de mi trabajo, de un buen vino… antes de un buen habano… ¡Hay tantas cosas que le dan a uno ganas de vivir! Esa es la auténtica fuente de vitalidad y de mantenerse en forma: la ilusión por vivir. Además de tener una buena genética, ¡qué duda cabe!

¿Y su pasión más allá de los escenarios?

 Asturias. De Norte a Sur y de Este a Oeste…. mar, prado y montaña!!!!

Es la representación personificada del dandi español. Su carisma y su chispa han sido arduamente comentadas ¿Se ve realmente así? ¿cómo es el verdadero Arturo Fernández?

Le agradezco sus elogios… y me dan ganas de no responder para que se explaye más en ellos (ríe), pero el verdadero Arturo Fernández es el que ha definido qué cosas le importan verdaderamente en la vida en la pregunta anterior.  Asumo que el público quiere creer que yo soy mis personajes y, de verdad que no quiero defraudarles, pero mi vida es mucho más sencilla y menos trepidante y brillante que la de cualquiera de mis personajes.

Hace poco ha celebrado sus bodas de platino sobre la escena ¿hay major forma de conmemorar esto?

La verdad es que no se me ocurre ninguna mejor, ¡Soy muy afortunado!

Los duros inicios del «gran seductor de la escena española»

Ha relatado en varias ocasiones que su infancia no fue fácil. Sufrió el hambre de la postguerra, tuvo que trabajar en lo que pudo y hasta fue boxeador profesional: el Tigre de Piles, ¿qué destaca de aquella etapa?

Pues quizá la alegría, a pesar de la escasez. Todo el mundo cantaba, las casas estaban abiertas, había unión, afán de superación, pero sin pisar a nadie, el barrio era tu familia… ¡Qué pena que haya que vivir una tragedia para sacar lo mejor de nosotros mismos!

¿Cómo recuerda sus comienzos?

Duros, muy duros… vengo a Madrid con 300 pesetas y una carta de «recomendación» de un policía de Gijón en la que, como toda referencia, ponía que era un buen chico… Sin familia, sin capacitación, pero con mucha ilusión, con ganas de “ser alguien”. Cuando ví la oportunidad, me aferré a ella, busqué cómo, dónde y de quién aprender, trabajé todas mis carencias que eran muchísimas. Aprender, aprender, aprender….  Esfuerzo y humildad definen mis comienzos.

¿Qué destacaría de una carrera plagada de éxitos? ¿cuáles son esos claro-oscuros que no suelen salir a la luz?

Esta profesión nuestra está plagada de claro-oscuros, de momentos de incertidumbre, de tiempos no compartidos con tus seres queridos. Cuando los focos se apagan llega la soledad y la inseguridad, ¡el éxito mal administrado puede ser tan efímero!

Arturo Fernández descarta las subvenciones públicas

No recibe subvención alguna y arriesga su propio dinero en sus producciones, además dirige, interpreta y hasta asume la disposición de los decorados y vestuarios, cuéntenos su truco…

No es truco, ¡es manual de supervivencia! El público me dijo un día: ¡Sí! Desde entonces mi máxima aspiración profesional es no defraudarle. Para ello, poner mis cinco sentidos en superarme en cada obra que les presento; mejor texto y reparto, mejor puesta en escena… y en cuanto a la subvención, es que no creo en ellas, al menos para el teatro convencional. Si la iniciativa privada puede ¿por qué hay que subvencionar? ¡Cuando arriesgas tu dinero pones mucho más empeño!

Hace tiempo que se habla, se opina y se critica la cultura, sus impuestos y subvenciones… quizás junto a las pensiones ha sido uno de los temas expuestos de los que más se ha debatido. ¿Cuál es su opinion?

No creo en las subvenciones para la cultura con dinero público. Otra cosa son los mecenazgos… Creo que no fomentan el espíritu de superación, el valor del esfuerzo, y demasiado a menudo entran en un juego de amiguismo o de clientelismo político. Subvenciones solo para proyectos de indiscutible interés general inasumibles para la iniciativa privada.

En cuanto a las pensiones: entiendo que las personas que han entregado su vida a la sociedad merecen tener la mejor vida posible, pero lo siento, soy poco experto en el tema. Jamás he recibido ni un euro del Estado, ni en forma de paro, ni sanidad, ni medicinas, ni jubilación, ni colegios de mis hijos.

Los personajes que ha interpretado

En una carrera extensa y llena de éxitos como la suya, ¿qué personaje recuerda con más cariño?

Es difícil elegir, porque todos… unos para bien porque supusieron un éxito, otros porque me permitieron aprender de mis errores. Todos fueron un peldaño… pero sí, tengo afecto especial por el Ministro de “Quien soy yo”, de Juan Ignacio Luca de Tena… bueno, más concretamente por Brandel y por Gonzalo Miralles el co-protagonista de “Truhanes”.

La comedia ha sido su género por excelencia, ¿pero hay algún título o género que tiene pendiente?

No, sería absurdo si teniendo la compañía teatral más longeva de la historia del teatro español, hubiera algún título, género o personaje pendiente. Lo que sí quiero es encontrar una comedia de la que enamorarme para abordarla cuando termine en 2019 Alta Seducción.

Arturo Fernández y su retirada de la escena

 ¿Se plantea una retirada magistral o esa palabra no entra en sus planes?

No. Mientras la salud y el público no me lo demanden, no se me ocurre plantearme retirada alguna.

¿Qué le queda por hacer a Arturo Fernández?

¡Tantas cosas! Pero sobre todo seguir disfrutando de tantas cosas buenas que me ha dado la vida…

Un galán con alma libre

 ¿Es difícil tener ideas propias en un sector en el que determinada ideología está tan arraigada?

No es difícil, es una opción personal. Lo que sí hay que saber y asumir es que la independencia siempre tiene un coste.

Usted ha dicho que los mayores enemigos de su oficio son la soberbia y la vanidad. ¿Cómo se ha mantenido al margen?

Siendo muy consciente de que en esta profesión mía nunca se acaba de llegar. Que cada éxito – y también cada fracaso- es un peldaño más en una carrera por la permanencia. Que los éxitos fulgurantes son preludio de caídas fulminantes.

Hoy se cierra el telón para este grande de la escena. El mundo del cine y el teatro pierde a una de las figuras más emblemáticas de las artes españolas. Arturo Fernández nos deja, pero nos regala sus más de 70 películas, más de 50 obras teatrales, diversas series y el amor a Gijón, su ciudad natal. Descanse en Paz.

4 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.