Feb16

Consejos para conocer a tus suegros

Publicado por

Suegros conociendo al novio de su hija
Todo empezó con un juego de miradas en un bar y ahora, meses después, cuando estáis convencidos de que lo vuestro va a durar, decidís que es hora de que conozcáis a los padres del otro. Te dejamos una lista de consejos para que conocer a tus suegros no sea un drama.

En pleno mes de San Valentín, del día de los enamorados, de los besos y de las promesas de amor eternas, llega el momento en el que algunas parejas deciden formalizar su relación e ir un paso más allá conociendo a la familia de la otra persona. Si es tu caso y en estos días te va a tocar conocer a tus suegros, te ayudamos a que el encuentro sea un éxito. Sigue los consejos que te proponemos:

  • Lleva algún regalo. A todos nos gusta recibir algo, por lo que acudir a la presentación de los padres de tu novio o novia con un regalo hará que su primera impresión sobre ti sea positiva. No es necesario disponer de un presupuesto épico para agradarles: bastará con un pequeño detalle como una botella de vino para acompañar a la comida o unos bombones. Tu chico o chica puede ayudarte a elegir ese presente que allanará tu buena relación con sus padres.
  • Actúa natural. Deja de lado los nervios. Conocer a tus suegros no es estar condenado a muerte, por lo que relájate y actúa como eres. Los humanos nos damos cuenta cuando alguien tiene tensión o está siendo falso, así que deja de un lado el nerviosismo y deja que las cosas fluyan. Recuerda que nadie te conoce mejor que tú y que nadie te quiere más que tú.

 

  • Demuestra tus pasiones. Todos tenemos aficiones o intereses. Cuando hablamos de ellos lo hacemos con un entusiasmo y conocimiento que transmiten implicación y seguridad. Además, puede surgir la oportunidad que alguno de los familiares de tu pareja tenga una pasión semejante y podáis compartir visiones y buenos momentos.
  • Sonríe. El mejor complemento posible es una sincera sonrisa. Incluso una sonrisa un poco forzada es mejor que el ceño fruncido, así que olvida el mal humor y sé positivo. Como se suele decir, la sonrisa es contagiosa, por lo que tu alegría se pegará a tus suegros y tendrán una buena percepción de ti.
  • Come todo lo que te sirvan en el plato. Si la presentación de tus suegros viene acompañada de una comida es fundamental quedar como alguien al que le gusta comer bien y sin problemas. Empezar a poner pegas a lo que te sirven hace que quedes como un quisquilloso y expenderán esta visión al resto de acciones que hagas. Así que toca poner buena cara y degustar todo lo que te pongan en el plato. No hace falta decir que, si además el cocinero ha sido alguno de los progenitores de tu pareja, tienes que alabar su mano en la cocina. Felicitar por la comida recibida hará que tus suegros valoren que seas positivo hacia lo que hacen. Así que a comer todo y soltar algún “qué rico estᨠte ayudará a empezar a ganarte a tus suegros.
  • Controla tu actitud con tu pareja. Un punto clave cuando conoces a tus suegros es cómo tratar a tu novio o novia. Como suele suceder, los extremos no son buenos y en este caso no es positivo estar todo el rato con los besos que os podéis dar en privado, pero tampoco ser distantes, pues al fin ya al cabo os queréis y los padres valoraran ver a sus hijos felices. Algunos picos en los labios y algunas carantoñas y complicidades suele ser la mejor medida, dejando para luego las muestras de amor más intensas.
  • Escucha lo que dicen. A todos nos gusta sentir que lo que decimos es tenido en cuenta y por esta razón tus suegros valorarán que sepas escucharles. Prestar atención de lo que hablan además te ayudará a conocer qué tipo de personas son y qué les gusta.
  • Quizás haya un momento incómodo, una conversación en la que no te gustaría involucrarte o algún familiar siendo más pesado de lo que debería. En este caso piensa que tu amor bien merece un poco de sacrificio y ármate de paciencia para resultar cordial en todas las situaciones.
  • Buscar puntos en común. Cuando flaqueen las conversaciones o se producen silencios incómodos en lugar de usar frases hechas o comentarios sobre la meteorología es mejor busca qué os une. Pregunta sobre su trabajo o a qué dedican el tiempo cuando están libres. De este modo podrás ver aquellos asuntos en los que coincidís y podéis hacer que la conversación fluya sola.
  • Demuestra educación. Conocer a los padres de tu pareja no es ir a la inquisición, pero tampoco es salir de fiesta con amigos. Por esta razón es imprescindible mantener las formas y hacer uso de las palabras “gracias” o “por favor” y que sean ellos los que te digan que no hace falta ser tan respetuoso. Empezar usando un lenguaje cortés te ayudará a demostrar que has recibido una buena educación.
  • Ir limpio. El aseo es fundamental en la vida pública y es aconsejable ducharse cada día, pero si además vas a conocer a tus suegros se convierte en una obligación. De igual modo también tiene que ir limpia nuestra ropa y sumará puntos si además va planchada. No se criticará nuestro estilo o forma de vestir, pero sí que vayamos oliendo mal o descuidados.
  • Tener preparadas las preguntas trampa. Hay una serie de cuestiones que seguramente te vayan a preguntar. A las típicas de a qué te dedicas o qué te gusta hacer pueden unirse algunas más delicadas que será bueno preparar de antemano. Si eres un apasionado de los coches, por ejemplo, no olvides apuntar que conduces con precaución y que proteges tu vehículo con, por ejemplo, un Seguro de Coche MAPFRE. A los padres de tu pareja les tranquilizará saber que su hijo o hija está con una persona responsable.

 

      • No discutir sobre fútbol o política. Si eres aficionado a un equipo de fútbol y los progenitores de tu chico o chica lo son de su rival es mejor no mencionarlo o en tal caso no crear un debate sobre ello. Ya llegará el momento en el que cuando haya confianza os piquéis e incluso veáis partidos juntos, pero para ser la primera vez mejor coincidir en las cosas que os gustan y no aquellas que os dividen. Lo mismo sucede con los temas políticos. Si alguno de estos temas es sacado por alguno de tus suegros, limítate a contestar vagamente y con respuestas que no impliquen una disputa, tratando de derivar el tema sobre otros puntos más sencillos de tratar.
      • Tener un esquema de la familia. Hay que hacer los deberes y pedir a tu pareja que te eche una mano dándote a conocer el árbol genealógico. Saber el nombre de las personas que participarán en el encuentro y la relación entre ellos será útil para causar una buena impresión. Si además conoces sus gustos o personalidades te ayudará a saber qué temas tratar con cada uno o cómo comportarte.

Conocer a los padres de tu pareja siempre es una prueba de fuego, pero siempre suele salir bien e incluso se forjan amistades. De todas formas, si te pueden los nervios y tienes dudas, sigue nuestros consejos y convertirás el encuentro en un triunfo.

Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx