Sep17

El secreto de Rafa Nadal para el escenario azul

Publicado por

El US Open era el único Grand Slam que se le resistía a Rafa Nadal. Estaba claro que la pista dura era el escenario más difícil para ganarlo, pero lo consiguió. Si queremos explicaciones primero tenemos que atender a las del propio balear en una de sus múltiples entrevistas radiofónicas. “Este torneo siempre me ha costado más porque las bolas son más blandas y no cogen bien los efectos, pero sobre todo porque al ser al final de temporada, llegaba siempre cansado”. Pero esta vez no hubo lesiones, ningún problema físico… Y luego Rafa llegó con un servicio muy mejorado. Recordamos que en Flushing Meadows Nadal ha alcanzado su récord de velocidad en el saque: 217 km/h.

Rafa Nadal, al servicio en el US Open (tenisweb.com)

Rafa Nadal, al servicio en el US Open (tenisweb.com)

Sí, su saque ha sido un arma mejor afilada y que, sin ser su mejor baza, le ha servido para no sufrir tanto ante otros rivales. Lo comentaba su tío Toni Nadal: “Había que cambiar, porque en los torneos anteriores, Toronto y Cincinnati, había sacado bastante mal y la gente le entraba o atacaba al saque con demasiada facilidad. Al fin, fue un servicio algo más parecido al de Wimbledon”, aseguró su preparador.

Pero Toni también comenta que el cambio de servicio “fue idea suya”, de Rafa. En la final del US Open ante Djokovic hubo momentos de tensión, como bien se apunta en la entrevista que le hicieron en El País. Le preguntan: Mira usted a su banquillo, y está tan nervioso que pregunta: “¿Adónde? ¿Adónde saco?” ¿Tan difícil estaba?

Y Nadal, sincero, comenta: “Fue en el último juego, cuando sacaba para ganar el partido. La verdad es que me sentí muy pero que muy nervioso desde que conseguí el segundo break en el cuarto set. Él estaba ya mal. El 3-1 lo jugué bien, agresivo. Cuando conseguí el doble break, el 4-1, se me vino el mundo encima. Pensé que realmente iba a ganar el Abierto de Estados Unidos y me costó asimilarlo. Estaba muy, muy nervioso”.

Pero aún no termina porque le preguntan también ¿cómo le afectó? “No sabía adónde sacar. Al ace, al medio o intentar hacer la jugada clásica del saque abierto e intentar jugar de derecha. Me dijeron que sacara abierto y ahí saqué. Antes, en los dos siguientes servicios, sufrí mucho más de lo que lo había venido haciendo, pero mucho más. Él tuvo break point en el 4-1 y en el 5-2, si uno se fija, si ve la repetición, se ve que los dos primeros servicios no los consigo coordinar para nada. Los mando dos metros fuera de largos. ¡Y estaba sacando bien! Aparte, los toco mal. Tocar la pelota bien, es lo mínimo. Puedes fallar, pero no tocar la pelota mal”.

Es un fiel reflejo de uno de los momento claves. También reconoce en la misma charla que está decidido a mejorar el segundo saque (“lo necesito”) y que si podría quitarle un golpe a alguien, le quitaría el saque a Karlovic. “Sin duda. Con ese saque sería muy difícil perder. Con ese saque es todo mucho más fácil, porque la presión que siente el rival es mucho mayor”, afirma Nadal.

Bueno, ya sabéis que parte de la mejora del servicio lo tiene la empuñadura de su raqueta Babolat mejorada. En El Diario de Mallorca sacaban un buen gráfico sobre ello antes del US Open, analizando los aspectos de la raqueta.

Luego también es interesante ver una conversación que tienen con Jofre Porta, entrenador que trabajó con Rafa entre los 11 y los 14 años y que también descubrió a Moyá. Ahí cuenta que Nadal ha usado en el US Open: “una empuñadura más abierta, como la que usaba Sampras. Eso le ha permitido pegarle a la bola más fuerte y con menos efecto. No le hubiera valido en la arcilla de París, pero es justamente lo que exige la pista de Nueva York”. Es un punto importante.

Quizá es la clave para que Nadal haya alcanzado todas las cotas, esa capacidad de mejora y adaptación. Y como explica Porta, “el cambio de empuñadora le ha permitido un golpeo más plano y eso es básico para imprimirle velocidad porque en Nueva York la pelota es menos peluda y bota menos que en otras superficies”.

Como ya sabemos, poco a poco Nadal ha ido desterrando todos sus complejos en otros tipos de pista que no eran de tierra. Y también superó el reto del US Open haciendo juegos rápidos, puntos cortos y, como hemos comentado,

mejorando su saque, al igual que lo hizo con su revés cortado hace ya un tiempo. Y todo eso le devolvió parte de su confianza.

¿Y aún se puede mejorar más el juego? Pues claro que sí, lo dice el propio Toni. “Siempre se pueden mejorar cosas: tirar la pelota más larga, atacar más la volea, los segundos saques… hace ya cierto tiempo, como hasta 2006, Rafa no sabía hacer el revés cortado. Y ahora lo tiene asimilado e incorporado a su juego”.

Por eso, pensad en que Rafa aún puede ser mejor tenista… Él está dispuesto a seguir buscando cosas que puede perfeccionar.

Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre