Sep12

Rafa Nadal, el sueño de un campeón

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Nadal barre al sudafricano Anderson y se adjudica su tercer US Open. De esta manera, acumula 16 Grand Slam situándose a tan sólo tres del suizo Roger Federer.

Rafael Nadal, tenista español, con gesto victorioso.

¡Vamos Rafa! El mundo del deporte se rinde al grito de guerra del tenista de Manacor. El reconocimiento a su figura le encumbra a los altares del tenis como uno de los más grandes de la historia de la raqueta al cosechar un nuevo éxito, esta vez el Abierto de Estados Unidos, último Grand Slam de la temporada.

En el mejor escenario posible, la pista Arthur Ashe, Rafa Nadal ha ratificado su condición de número uno en el ranking ATP. Su contundente victoria en la final del torneo ante el sudafricano Kevin Anderson ha sido fiel reflejo de la regularidad, constancia y buen juego desempeñado en estas dos semanas de estancia por Flushing Meadows.

Meteórica carrera

Mucho ha llovido ya desde la irrupción de aquel muchacho indomable, melena al viento, pantalón pirata y camiseta sin mangas, dispuesto a convertirse en una de las grandes figuras del tenis. Debutó en 2002 en torneos Challenger con apenas 15 años y tras conseguir su primera victoria ATP frente al paraguayo Ramón Delgado fue subiendo peldaño a peldaño hasta vencer a un top ten como Albert Costa, flamante ganador en Paris 2003.

Sus ganas, su carácter luchador de no dar una pelota por perdida y su pasión desorbitada por el juego le llevaron a iniciar una meteórica carrera profesional, que vio engrandecer su colección de títulos en 2005 con el primero de los diez Roland Garros.

Un año antes, con tan sólo 18 años, comenzaría su idílica y paralela relación con la Copa Davis al contribuir de manera notable en la consecución de la segunda ensaladera para el tenis español batiendo a Andy Roddick en la final disputada en el estadio de La Cartuja de Sevilla.

Vencedor de partidos imposibles

Rafa Nadal es el ejemplo de deportista en la victoria y en la derrota, siempre con una actitud positiva capaz de sobreponerse a las adversidades del juego, levantando partidos imposibles y sobre todo poniendo en pie a los espectadores con su forma de jugar, su esfuerzo y su pundonor.

Ejemplo de saber estar, de constancia, de madurez para ganar los puntos importantes y ese puntito de fervor en la celebración de sus winners como si de un gol de final de Champions se tratara, engrandecen al personaje Nadal y humanizan a la persona Rafael.

Mucho sacrificio, esfuerzo y dedicación siempre en compañía de su entorno favorito: su tío Toni Nadal, su amigo y entrenador Carlos Moyá, su técnico Francis Roig, su preparador físico Joan Forcades, su fisioterapeuta Rafa Maymo, su agente Carlos Costa, su padre Sebastiá y las tres mujeres de su vida Ana, Maribel y Meri, madre, hermana y novia del tenista, respectivamente.

Un palmarés envidiable

Su palmarés, simplemente envidiable: 16 torneos de Grand Slam distribuidos del siguiente modo: diez Roland Garros, dos Wimbledon, un Abierto de Australia y tres US Open. Además, es el tenista con más títulos Masters 1000, un total de 30 galardones, empatado con el serbio Novak Djokovic. Medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y mismo metal en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 en modalidad de dobles junto a Marc López.  Finalmente, mencionar sus cuatro Copas Davis con España. Todo ello, le hacen haber encabezado durante 145 semanas la lista ATP como número uno del mundo.

Partidos inolvidables

Son muchas las horas que hemos vibrado con Nadal delante del televisor. Basta echar la vista atrás y recordar algunos de sus partidos más emocionantes: el duelo en Roma 2005 frente a Guillermo Coria, gran jugador en tierra batida; la remontada a Ivan Ljubicic en 2005 con un público entregado en el Madrid Arena, anterior sede de este torneo.

Mención especial a los espectaculares encuentros contra su admirado Roger Federer: en el Foro Itálico 2006 jugando cinco set con tres tiebreaks; o el catalogado mejor partido de la historia en la final de casi cinco horas de Wimbledon 2008 con continuas interrupciones por la lluvia.

Otro miura del tenis, Novak Djokovic, nos ha dado también tres grandes enfrentamientos: la semifinal de los Juegos Olímpicos de Pekin 2008, dejándose literalmente la piel sobre la pista, con un apoteósico final de partido donde un remate fallido del serbio quedará en las retinas de todos los aficionados.

La Caja Mágica en Madrid 2009, tenis de calidad e intensidad en uno de esos partidos que hacen afición. Sin olvidar, la semifinal Roland Garros 2010 contra un Djokovic que llegaba imparable, pero se topó con un Rafa Nadal decidido a defender su corona con un 9-7 en el quinto set.

Pero no todo son victorias: en su haber también hay decepciones, como la derrota contra Lleyton Hewitt en el Open de Australia 2005 y las dos finales 2006 y 2007 de Wimbledon ante el gran Roger Federer, que retrasaron su eclosión pero le hicieron crecer en su fortaleza mental. La otra derrota más sonada es probablemente la sufrida en su torneo fetiche Rolland Garros 2009 ante Robin Soderlin con la que demostró su afán de superación volviendo al año siguiente para levantar, una vez más, la copa de los mosqueteros.

Tras la última victoria, el año se cerrará en noviembre con la Copa de Maestros, que enfrentará a las ocho mejores raquetas del año en el glamuroso O2 Arena de Londres.

Rafa Nadal, el sueño de un campeón was last modified: noviembre 2nd, 2017 by GeneraciónYoung

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx