La resurrección de las raquetas Donnay

Inicio/Deportes/Más deportes/La resurrección de las raquetas Donnay

La resurrección de las raquetas Donnay

Si eres un amante del tenis, posiblemente la marca de raquetas Donnay te resulte familiar. Esta fábrica de raquetas de tenis nos dio una sorpresa en 2010, cuando resucitó para volver a ser una de las insignias de referencia. Su andadura comenzó en la década de los años 30 y se retiró del circuito tenístico en los 80. Hoy repasamos cómo fue su renacer hace 8 años.

La marca de raquetas Donnay era fácilmente reconocible gracias a sus raquetas de madera con las que Bjorn Borg consiguió ganar algún que otro torneo de Wimbledon o Roland Garros. Esta curiosa raqueta tenía el marco de madera, con un área mucho más pequeña que las de ahora y más redonda, con una gran D pintada en el cordaje. Esa D, por si te lo estás preguntando, era de Donnay.

Donnay, empresa de orígenes belgas, empezó a fabricar empuñaduras de madera en 1913 y en 1934 comenzó con las raquetas con marco de madera. pero fue Bjorn Borg quien llevó a la marca a la fama, aunque Rod Laver también la usó. En su mayor apogeo, Donnay fabricaba 10.000 raquetas diarias y decían que tenían tanta fuerza que se rompían sus cordajes aunque no se usaran.

En aquellos tiempos Borg se llevaba su comisión, pero el grafito llegó al tenis y se fue imponiendo el menor peso de las raquetas. Eso, poco a poco, llevó a Donnay a extinguirse pese a algunos intentos de mantenerse haciendo raquetas para, por ejemplo, Andre Agassi.

La desaparición de la marca de raquetas Donnay y su vuelta al mercado

Y es que con la irrupción del grafito ya no se fabricaban raquetas artesanales y Donnay no supo adaptarse a los cambios del mercado. Tras sendas crisis en los ochenta y principios de los noventa, su producción cesó. Desde aquel momento, la marca sólo se dedicó a sacar alguna réplica de las raquetas antiguas para conmemorar centenarios.

Pero en 2010, los hermanos Bobby y Jerry Choe quisieron devolver a las raquetas Donnay el protagonismo que tuvieron anteriormente. Por ello, se marcaron una estrategia a largo plazo y comenzaron a comercializar sus marcos por un precio que oscilaba entre 249 y 299 dólares.

A pesar del halo de tradición que rodeaba a las raquetas Donnay, los marcos de los nuevos modelos ya estaban adaptados a la actualidad y a la versatilidad que exigen los tenistas hoy en día, con diferentes pesos y contrapesos intercambiables para poder experimentar diferentes sensaciones en el brazo.

La idea era realmente buena, porque muchos aficionados mantenían un gran recuerdo de sus prestaciones y estupenda factura.Y si bien es cierto que hoy no es una marca que se vea con frecuencia en el circuito profesional, cuenta con una amplia gama de productos que a buen seguro satisfarán a sus incondicionales.

En cualquier caso, si tuviste la suerte de hacerte con una raqueta de la marca Donnay, cuídala y consérvala. Quién sabe si dentro de unos años se convierte en un artículo de culto. Recuerda confiar siempre en los Seguros MAPFRE Salud para solventar con todas las garantías cualquier lesión que puedas sufrir mientras practicas tu deporte favorito.

6 septiembre, 2019|

Comentario (1)

  1. anónimo julio 11, 2010 en 5:53 pm

    Hemos copiado unas líneas de la noticia y puesto el correspondiente enlace a ella en El Foro del Tenis. Si hubiera cualquier problema notificárnoslo.
    Gracias
    http://foro.lawebdeltenis.net/index.php/topic,60001.new.html#new

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.