Jun27

Cinco momentos de McDonald’s en los Juegos Olímpicos

Publicado por

Ahora que la cadena de comida rápida ha dejado de ser uno de los patrocinadores de los Juegos Olímpicos, hemos querido recordar los momentos más curiosos desde que en 1968 se repartiera hamburguesas a los atletas norteamericanos.

logotipo de McDonald’s

Los próximos Juegos de Invierno de Pyeongchang-2018 serán los últimos que patrocine la cadena de comida rápida McDonald’s. El gigante informático Intel será quien tome el relevo hasta 2024. El Comité Olímpico Internacional finaliza, así, el acuerdo de colaboración que mantenía con la compañía de restauración estadounidense desde 1976.

El motivo, según informa en un comunicado Timo Lumme, director de Márketing del COI, de la rescisión del contrato se debe a la composición de los alimentos que emplea la cadena estadounidense en la fabricación de sus menús. Aunque McDonald’s no es, ni de lejos, el causante de la creciente obesidad infantil en el mundo, sí es un símbolo asociado a este problema, por lo que cualquier relación del deporte con la multinacional resultaría tremendamente ilógica.

Patrocinadores de los Juegos Olímpicos desde 1976

Desde los Juegos Olímpicos de Montreal en 1976, McDonald’s era patrocinadora del COI a nivel local. En 1997, se había convertido en uno de sus colaboradores más importantes, junto a Panasonic, Bridgeston o Toyota.

Durante sus más de cuarenta años al frente del patrocinio, McDonald’s ha protagonizado cinco momentos que quedarán en nuestra memoria para siempre:

1. Los atletas, como en casa

En 1968, ocho años antes de comenzar su relación de colaboración con los Juegos Olímpicos, McDonald’s proporcionó un importante avituallamiento de hamburguesas a todos los atletas estadounidenses que se encontraban en Grenoble (Francia) compitiendo en los juegos de invierno y que echaban de menos su hogar. Sin duda, el sabor de las famosas hamburguesas les hizo sentirse como en casa.

2. Una promoción nada rentable

En 1984 se produjo un intento de boicot a los Juegos Olímpicos que salpicó de refilón a la cadena de comida rápida. Varios países aliados del bloque soviético programaron unas contraolimpiadas. Paralelamente, McDonald´s había lanzado una promoción llamada “If the US Wins, You Win!” (Si Estados Unidos gana, tú ganas). Se trataba de un rasca y gana que escondía una modalidad olímpica, y con la que el cliente ganaba un premio en función de la medalla que se llevaran los atletas estadounidenses en dicha modalidad. Así, si la medalla era de oro, el afortunado ganaría una hamburguesa Bic Mac; con la de plata se llevaría unas patatas fritas; y con la de bronce, el premio era un vaso de Coca-Cola. La polémica estaba en que la mayoría de esas tarjetas tenían pruebas que solían ser ganadas siempre por los países comunistas. Pero debido al boicot, las tarjetas marcadas a favor de los soviéticos y sus aliados tuvieron a deportistas estadounidenses como ganadores, haciendo que McDonalds tuviera que recompensar a un gran número de clientes.

3. El logotipo infiltrado

El Comité Olímpico Internacional no permite que se vea ningún anuncio publicitario dentro del estadio olímpico porque, según dicen, es un lugar que representa ciertos ideales alejados totalmente del consumismo. Ni siquiera los principales patrocinadores pueden mostrar sus logos a pesar de dejarse millones y millones en el desarrollo del evento. Sin embargo, no se sabe si intencionadamente o por un descuido, McDonald’s coló su logotipo en plena ceremonia de apertura de los Juegos de Verano de Atlanta de 1996. Cuando los atletas descendían por la rampa, podía verse claramente un cartel de neón con la característica M de la marca sobre sus cabezas. Tras cierto revuelo entre los organizadores, alguien decidió desenchufar el cartel y fin del problema.

4. Dieta hipocalórica para los atletas

En 2012, con la excusa de las Olimpiadas de Londres, la multinacional abrió el McDonald’s más grande del mundo a escasos metros del estadio de Stratford. Con una capacidad para 1.500 personas y una longitud de medio estadio de fútbol, la cadena vendió cantidades ingentes de comida hipocalórica a los atletas y visitantes.

5. Restaurante oficial

Después de tantos años siendo uno de los patrocinadores de los Juegos Olímpicos más relevantes, logró convertirse en el restaurante oficial de las olimpiadas en Río de Janeiro (Brasil) en 2016. Si en ese momento le hubieran dicho que sus relaciones con el deporte olímpico tenían los meses contados, seguramente no lo habría creído.

Ahora Intel asumirá el papel desempeñado por McDonald’s hasta la fecha con el fin de conseguir que los atletas y los amantes del deporte sigan disfrutando de estos eventos internacionales. Y para disfrutar completamente tanto si eres atleta de élite como un simple aficionado, el Seguro de Salud MAPFRE ofrece la garantía que necesitas para que puedas estar completamente tranquilo, en forma y preparado para la competición.

Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre