Oct20

Los All Blacks, premio Princesa de Asturias de los Deportes

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

La selección de rugby de Nueva Zelanda recibirá el premio Princesa de Asturias de los Deportes 2017. ¿El motivo?  Son el mejor equipo de mundo en cualquier deporte y un símbolo de unidad en su país, representado en la popular danza maorí: la haka.

Varios jugadores de la selección de rugby de Nueva Zelanda ejecutando la haka o danza maorí.

Los All Blacks han sido galardonados con el premio Princesa de Asturias de los Deportes en su XXXVII edición. La selección de rugby de Nueva Zelanda es la más exitosa de todos los tiempos, con un 77,1 por ciento de victorias a lo largo de 552 partidos internacionales (1903-2016) y que la hace destacar como uno de los equipos más prolíficos en cualquier deporte.

Un galardón que también ensalza su ejemplo de integración racial y cultural simbolizado en la haka, la danza tribal maorí que ha contribuido a mantener la unidad de los neozelandeses de diferente origen y a establecer un vínculo especial con sus raíces y su patrimonio ancestral.

Un reflejo de grandes valores

Pocos podrían imaginar que cuando el inglés William Webb Ellis inventó el rugby allá por el siglo XIX habría que viajar hasta la recóndita Nueva Zelanda para encontrar al equipo más laureado y con mayor reputación de este rudo y noble deporte.

En pleno océano Pacífico, dentro del continente de Oceanía y a casi dos mil kilómetros de distancia de Australia, se encuentra este país que tiene a Nueva Caledonia, Fiyi y Tonga como vecinos más próximos. Los habitantes neozelandeses, la mayoría con ascendencia europea, se mezclan con los indígenas maoríes, asiáticos y polinesios dando lugar a una sociedad multirracial y de reconocido valor en cuanto a calidad de vida, ausencia de corrupción y nivel de educación.

En este marco geográfico-social donde prima la libertad y el respeto a los derechos civiles cabe mencionar la frase con la que el jurado ha valorado a la selección masculina de rugby de Nueva Zelanda: “por haberse convertido en un icono de este deporte en el mundo, gracias a sus extraordinarios éxitos deportivos logrados a lo largo de los años y por reflejar grandes valores como la solidaridad y la deportividad”.

La haka, un vínculo con sus raíces

Su uniforme completamente negro desde 1905, cuando se deshicieron de los bombachos blancos, cobra vida al inicio de cada partido cuando la formación neozelandesa ejecuta la haka, una danza maorí de posturas destinada a infundir el miedo en sus rivales. Y algún efecto debe causar en sus contrincantes. Los éxitos deportivos en la copa del mundo y la relevancia mediática de este equipo nacional han penetrado con fuerza en el deporte posicionando al combinado neozelandés en un ejemplo de integración racial y cultural, que transmite valores de unidad, amistad, solidaridad y deportividad.

La trascendencia de los All Blacks ha llegado hasta tal punto que el símbolo del helecho que lucen con orgullo en la camiseta está incorporado en tres de los cuatro diseños que aspiran a convertirse en la nueva bandera oficial de Nueva Zelanda.

Grandes éxitos deportivos

En la actualidad, está considerada como una de las cinco selecciones más dominantes de la historia del deporte gracias, en parte, a sus emocionantes y enfervorecidos duelos de 2015 cuando revalidó el título de 2011 de campeón del mundo tras deshacerse de Sudáfrica en semifinales y batiendo contundentemente a Australia en la final de Twickenham, considerada la catedral del rugby. Francia e Inglaterra, en el lado europeo son sus otros dos grandes rivales.

Gracias al espectáculo de sus paridos, términos como talonador, segunda línea, ala o medio apertura ya no son tan desconocidos para el gran público, que también empieza a conocer nombres como Jonah Lomu, considerado la primera superestrella del rugby,

Daniel Carter, Richie McCaw, Kieran Read o Brodie Retallick, que han contribuido al auge del rugby moderno.

Mejores personas hacen mejores All Black

Pero la selección neozelandesa de rugbi también ha vivido duros momentos. Hasta 24 años duró la sequía de títulos en busca del segundo entorchado mundial. En 1991 era un equipo envejecido que alcanzó las semifinales bajo la dirección de Alex Wyllie y John Hart. Un año después, un cambio en la dirección del equipo otorgó el puesto a Laurie Mains con el que afrontaron el mundial de 1995 llenos de esperanza al contar en sus filas con el gran Jonah Lomu que firmó una actuación memorable en las semifinales anotando cuatro ensayos frente a Inglaterra. Finalmente, cayeron en la prórroga ante Sudáfrica.

Tras los batacazos de 1999 y 2003 comenzó la época de Graham Henry y tras un largo período de reflexión y autocrítica les hizo remontar el vuelo mezclando talento y personalidad bajo el lema: “Mejores personas hacen mejores All Black“. Tras ganar en 2011, Henry dimitió y Steve Hansen le sucedió en el cargo acentuando la supremacía de Nueva Zelanda consiguiendo repetir título en 2015.

El balance de los últimos cuatro años es claramente positivo, ganando 42 de los 47 partidos que han disputado y liderando con autoridad la clasificación del rugby desde hace seis años.

Los All Blacks, premio Princesa de Asturias de los Deportes was last modified: octubre 20th, 2017 by GeneraciónYoung

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx