Inicio/Deportes/Fórmula 1/Tormenta plateada en el GP de Bélgica de F1

Tormenta plateada en el GP de Bélgica de F1

Cuando la temporada parecía más aburrida, empezamos a vivir carreras de infarto en las que podía pasar de todo. Cuando ya parecía que nada podía mejorar lo visto hasta el momento, llega el parón veraniego y Spa-Francosrchamps nos da una […]

Cuando la temporada parecía más aburrida, empezamos a vivir carreras de infarto en las que podía pasar de todo. Cuando ya parecía que nada podía mejorar lo visto hasta el momento, llega el parón veraniego y Spa-Francosrchamps nos da una alegría inmensa. La carrera del GP de Bélgica de F1 2014 ha sido, literalmente, de infarto, y hasta el mismo final.

Todas las miradas y las apuestas indicaban que uno de los dos Mercedes se llevaría la victoria. Quizás creíamos que sería más factible que Hamilton lanzase un ataque fulminante sobre Rosberg, que salía de la «pole», y se alzase con la victoria, pero en ningún caso pensamos que Ricciardo fuese capaz de vencer como lo hizo. Y tampoco nos entraba en la cabeza que fuésemos a vivir otro capítulo en el affaire Rosberg-Hamilton.

Hamilton, ¿estará gafado?

Lewis Hamilton cumplió la primera parte de nuestro pronóstico: salir como una centella y asumir el liderazgo de la prueba. Poco le iba a durar la alegría porque un intento de adelantamiento poco afortunado por parte de Nico Rosberg, terminó con el alerón roto para el alemán, y un pinchazo que destruyó la carrera de Lewis: al hacer casi toda una vuelta a Spa sin un neumático, directamente hipotecó sus posibilidades de puntuar.

No es la primera vez que Rosberg «parece hacer» alguna maniobra al límite de lo legal, sobre todo contra su compañero de equipo que, curiosamente, siempre pierde. A la postre, Hamilton abandonó a siete vueltas del final, mientras Nico Rosberg se colocaba segundo en la meta a pesar de sus muchos errores y falta de tino en la prueba. Con un coche como el Mercedes, uno puede fallar y quedar, a la vez, segundo. Increíble.

Aparte de la salida, confusa y con esa componente de injusticia que flota en el ambiente tras la prueba (y durante ella), hay que decir que la carrera fue emocionante en cada vuelta: los Mercedes, cada cual con su suerte, tratando de mejorar; los dos Red Bull haciendo su vida ajena a los demás, con una velocidad punta sorprendente; los dos Ferrari peleando como jabatos, con Kimi Raikkonen rozando el podium en su circuito preferido, y Fernando Alonso perjudicado por un error inicial, metido en problemas toda la carrera; las vueltas finales con una pelea sin cuartel entre cuatro pilotos…

Seguramente, la F1 ha cambiado demasiado en los últimos años: motores, reglamentación, uso del DRS, el KERS (hoy evolucionado, claro), pero la competición, una vez que quitamos lo artificial, sigue siendo de primer nivel. El problema que tenemos es claramente tecnológico: los coches son más fáciles de llevar al límite, pero la complejidad tecnológica amplifica los defectos.

Es lo que le pasó a Fernando Alonso, con una carrera hipotecada desde el inicio debido al fallo de la batería en su monoplaza. Los mecánicos permanecieron más tiempo del debido en la parrilla y el piloto hubo de ser sancionado con un Stop & Go de 5 segundos, que cumplió en el primer paso por boxes para el cambio de neumáticos.

Con eso, y metido en peleas al final de la carrera, alguna un poco más agresiva que otra, como la que tuvo con Magnussen de protagonista (que terminó sancionado por su dureza), el octavo puesto en meta, con el alerón roto y con pérdida de rendimiento, fue casi algo para agradecer. En esta ocasión Kimi quedó por delante, cuarto y rozando el podium. La próxima cita es Monza, en Italia, y allí esperamos ver cómo los dos Ferrari puntúan algo más alto, aunque el circuito en sí no les beneficie a priori.

Ricciardo vence así por tercera vez este año, y se convierte en el único piloto capaz de conseguir victorias por delante de los Mercedes. Valtteri Biottas, con su Williams, cerró el podium por detrás de Rosberg y afianza así su posición como piloto consolidado y de grandes resultados. Las decepciones: el abandono de Hamilton, el pobre resultado de Fernando Alonso y la desaparición de Felipe Massa de los puestos destacables.

26 agosto, 2014|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.