Inicio/Cine/Películas/A propósito de (nada en la vida de) Lewyn Davis

A propósito de (nada en la vida de) Lewyn Davis

Creo que ‘A propósito de Llewyn Davis’, el regreso a la rueda de estrenos tres años después de los hermanos Coen, se mantiene a flote simplemente por el extraño magnetismo que produce siempre la música interpretada en directo. No encuentro […]

Creo que ‘A propósito de Llewyn Davis’, el regreso a la rueda de estrenos tres años después de los hermanos Coen, se mantiene a flote simplemente por el extraño magnetismo que produce siempre la música interpretada en directo. No encuentro valor más contundente en esta modesta (en intenciones y tratamiento) mezcla de musical y road movie sobre la lamentable vida de un perdedor en la escena folk del Nueva York de los años sesenta. Alabada por la crítica, se habla de pole position en la carrera a los Oscar, ‘Inside Llewyn Davis’ resultaría ostensiblemente más interesante si al asomarnos al ‘inside’ encontrásemos algo realmente apasionante. Algo más que anécdotas mundanas y un viaje circular hacia ninguna parte.

Basada en la figura de Dave Van Ronk, ídolo de un Bob Dylan cuyo recuerdo impregna la obra de los Coen hasta epilogarla de un modo bastante previsible, lo que encontrarás en ‘A propósito de Llewyn Davis’ es atmósfera pura y dura. El duro invierno neoyorquino y el no menos áspero negocio musical son elementos que pesan significativamente en una historia deliberadamente menor que transcurre durante 105 minutos sin que realmente ocurra nada apasionante. Hay humor y ternura que se agradece, sí, como es marca de la casa Coen desde el arranque de su carrera pero no basta para mantenerte pegado al asiento salvo que compartas la pasión por el folk de los directores.

');

'Inside Llewyn Davis' no encuentra su cima ni la interpretación principal (un simplemente correcto Oscar Isaac) ni en el texto y sí en un par de secundarios afortunadísimos como F. Murray Abraham, en su papel de promotor musical descreído, y John Goodman, un músico de Jazz deslenguado y desagradable al que cuida un poeta beat. Cuando aparecen ellos la película se engrana a partir del humor abandonando la pochez imperante y asoma la cabeza aunque solo sea un instante.

Otra cosa es la partitura. Si algo engancha de este nuevo Coen es la adaptación de la obra de Van Ronk para la que los directores han vuelto a contar con Marcus Mumford, que ya se encargó de la exitosa música de 'O brother' y lidera este extraño renacimiento del folk que azota la escena indie desde hace unos cuantos años con su banda, 'Mumford & Sons' Los Coen rebosan conocimiento de la cultura pop y lo plasman acertando en localizaciones y recreación del sabor que debería tener el Village en los años que vieron el despegue de Dylan. Que el 99% de las canciones estén interpretadas en directo con gusto, carisma y maestría, es la verdadera baza de este pequeño ejercicio de melancolía.

 

8 enero, 2014|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.