Las películas de vampiros que tienes que ver

Inicio/Cine/Películas/Las películas de vampiros que tienes que ver

Las películas de vampiros que tienes que ver

¿Te gustan las películas de vampiros? Si eres de los que disfrutan pasando miedo mientras ves una peli, toma nota porque estas son algunas de las mejores de la historia.

Los vampiros han estados presentes en las historias europeas desde tiempos muy remotos. El cine, vino a poner forma a aquellos seres de las tinieblas que ya habían comenzado a definirse como los estereotipos que conocemos a finales del siglo XIX gracias a la fascinación que provocaban en la literatura romántica. Aunque sobre ellos se han realizado multitud de películas de serie B o filmes para adolescentes, también puedes encontrar auténticas obras de arte dentro de las películas de vampiros.

Historias de vampiros más famosas

Pensar en vampiros es visualizar al Conde Drácula. Este ser con poderes paranormales capaz de moverse en la oscuridad de la noche y embaucar a sus víctimas para lograr de ellas su voluntad y su sangre para poder alimentarse.

Pero las películas de vampiros nos han mostrado en ocasiones, otra imagen de estos seres alejada del estereotipo fraguado por Bram Stoker en su novela de 1897.

Fruto de la pasión del siglo XIX por el mundo vampírico en Europa, el cine comienza a realizar, ya cuando este contaba con apenas unos años de existencia, películas de terror que tenían a estos personajes como protagonistas.

Nosferatu (1922)

Es la primera película de vampiros de la historia y estuvo dirigida por F.W. Murnau. El film bebe directamente de la novela Drácula de Bram Stoker, pero en ella, el director realiza una adaptación libre de la misma.

Esta película es una de las más importantes de la historia del cine, no solo porque es la primera de este género, sino porque la viuda del autor de la novela ordenó destruir todas las copias que existiesen de la misma, ya que no le gustaba el resultado.

Gracias al celo con el que algunos coleccionistas guardaron algunas copias, hoy es posible disfrutar de esta joya del cine.

Drácula (1931)

El actor Bela Lugosi fue el encargado de ponerse en la piel del malvado Conde Drácula en la versión de la novela de Bram Stoker dirigida por Tod Browning.

El encanto de esta película no es su guión o su escenografía, sino la magnífica interpretación de Lugosi, capaz de mostrar un personaje tremendamente seductor en pantalla.

En ella, podrás ver un Conde Orlock mucho más humano, que deja atrás la apariencia monstruosa para convertirse en un auténtico embaucador.

Drácula (1979)

Es el más claro exponente de la creación de un Drácula más moderno y actualizado. La película fue dirigida por John Badham y protagonizada por Frank Langella en el papel del temido vampiro.

En esta ocasión, el trasfondo del relato muestra la historia de amor de entre el Conde y una bella joven humana.

Si eres de los que no les gusta pasar demasiado miedo viendo películas de vampiros, quizá deberías empezar por la versión más romántica del mito de Drácula.

Drácula de Bram Stoker (1992)

Francis Ford Coppola fue el encargado de realizar una de las adaptaciones al cine más interesantes de la novela de Stoker. La historia, es la misma que se recoge en la novela original, pero la visión del director y las interpretaciones de Gary Oldman, Winona Ryder o Anthony Hopkins hacen de ella una auténtica obra de arte para los amantes de este género.

En su momento fue una gran apuesta por lo visual y la imagen como generadora de terror en el espectador basado en trucos y maquillajes son muy elaborados.

Entrevista con el vampiro (1994)

Es una de las películas más arriesgadas y violentas de los noventa con temática vampírica. En ella, su director Neil Jordan quiso contar con algunos actores casi desconocidos por aquel entonces como Brad Pitt o Kirsten Dunst para encarnar a algunos de los personajes más magnéticos de la historia.

El papel principal, en esta ocasión estuvo reservado a Tom Cruise. La película, a pesar de que no contaba con el apoyo de la crítica, consiguió convertirse en todo un mito del cine de los noventa.

Abierto hasta el amanecer (1996)

En los noventa, las películas de vampiros estaban de moda y George Clooney fue el protagonista de esta historia dirigida por Robert Rodríguez, que contaba con la interpretación del propio Quentin Tarantino.

A la historia de vampiros se suman el thriller y el cómic con una violencia extrema que hicieron resurgir de nuevo el género con una nueva visión del mito que ya había sido muy explotado durante las décadas anteriores.

Déjame entrar (2008)

Es uno de los ejemplos más modernos de películas de vampiros antes de la llegada de la saga Crepúsculo a las pantallas de los cines de todo el mundo.

Tomas Alfredson dirige magistralmente esta cinta en la que se narra la historia de un chico que sufre acoso escolar. En su atmósfera desgarradora comienza a entablar amistad con otra chica, con unas costumbres algo extrañas y nocturnas.

Dos “bichos raros” que conectan a la perfección en una película marcada por un ambiente opresivo y terrorífico.

Como ves, puedes encontrar multitud de películas de vampiros, para poder darte un atracón y pasar un poco de miedo, pero siempre desde la tranquilidad de tu casa ¿Estás preparado para verlas todas?

14 noviembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.