Nov1

Muerte en la ficción, ¿cómo se trata?

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Saber cómo se trata la muerte en la ficción es una de las grandes incógnitas de la historia del cine. Para que los actores pasen a mejor vida se suelen utilizar todo tipo de trucos.

Zombie sujetando una claqueta de cine

La mayoría de la población mundial suele acudir al cine para evadirse de las actividades de la vida cotidiana y estar al menos durante 100 minutos inmiscuidos en un mundo paralelo que en ocasiones parece real. En eso consiste la principal labor de todas las personas que trabajan en una película: hacer que la ficción sea lo más verídica posible.

Y para llegar a ese objetivo, a lo largo de la historia se han utilizado multitud de trucos para establecer la mayor semejanza posible con lo que nos sucede en la vida cotidiana. En los últimos tiempos, todo es más fácil gracias a la aparición de numerosos avances tecnológicos, pero esta tarea era mucho más ardua antaño.

Cuando soñar con un ordenador era una utopía y la máxima tecnología era la representada por las cámaras, los equipos de realización y producción de las películas tenían que improvisar al máximo para que elementos como la sangre o los paisajes de fondo fueran lo más reales posibles, con el objetivo de seducir al espectador. Ahora, esto tiene una solución en pocos segundos, pero antes se necesitaban horas y horas para pensar y que la mejor opción llegara a buen puerto.

Uno de los ámbitos que siempre ha provocado más preguntas en el mundo del cine es la muerte. ¿Cómo se trata la muerte en la ficción? Esa es una de las preguntas del millón que ha tenido respuesta con el paso de los años. Porque la muerte de los actores tras un tiroteo o con un arma blanca siempre ha despertado la curiosidad de los más acérrimos al séptimo arte. A continuación, te contamos como se trataron algunas de las muertes más famosas en la historia del cine. Las siguientes líneas no te dejarán indiferente.

Asesinatos con chocolate

La escena de la película Psicosis en la que Norman Bates asesina a Marion Crane (Janet Leigh) con un cuchillo mientras ésta se ducha es una de las escenas más famosas de la historia del cine. Para llevar a cabo este baño de sangre en la habitación número 1 del Bates Motel, el aclamado director Alfred Hitchcock tiró de ingenio y utilizó sirope de chocolate para simular la sangre. Su consistencia y densidad eran ideales al mezclarse con el agua y por ello, esta película puso de moda esa técnica. Ah, y que en el cine en blanco y negro poco importaba el color de la sangre… o del chocolate.

Muertes en tiroteos y bolsas de sangre

Las muertes en tiroteos o por disparo de bala en una disputa son las más famosas en la historia del cine. Tanto en películas de drama, terror, acción, ciencia ficción o románticas, siempre suele haber un disparo de por medio. Sin una pistola, el cine es menos cine. En los primeros rodajes, para algunas escenas, en las películas del oeste se utilizaron tiradores profesionales con munición real, pero tras provocar más de un accidente se llegó a la conclusión de que esto no era lo más conveniente.

Por ello, para simular los baños de sangre y la muerte en los tiroteos, se ha ideado un mecanismo en el que se instalan pequeñas bolsas de látex llenas de sangre en el cuerpo del actor con una pequeña carga que se detona mediante unas diminutas baterías activadas por control remoto. Así que, cuando se produzca un disparo, el encargado de los efectos especiales hará una denotación para que todo parezca lo más real posible.

Pero que nadie se engañe: del arma no sale ninguna bala. La mayoría de veces se utiliza la pólvora para simular que se ha disparado algo. Después, los encargados de los efectos especiales le pondrán sonido a los disparos.

El croma, un gran aliado

El croma ha supuesto una revolución en el cine y ya no hay película o serie de televisión que no acuda a este elemento moderno para salir del paso y abaratar costes. Esta técnica consiste en extraer el color de un fotograma y reemplazar el área que ocupaba ese color por otra imagen, con la ayuda de un equipo especializado o un ordenador. Esto se hace cuando es demasiado costoso o inviable rodar al personaje en el escenario deseado.

El croma y la muerte están relacionados en las escenas donde algún personaje cae al vacío, se suicida o simplemente cae en batalla, como en las películas donde se empuja a alguien a un acantilado.

Sangre dulce

Antes hablábamos del sirope de chocolate utilizado por Alfred Hitchcock en Psicosis. Que la película fuera en blanco y negro era ideal para esta práctica, pero con la aparición del color este sustitutivo de la sangre se dejó de utilizar. Aún así, los directores no han dicho adiós al dulce. Ahora, en los grandes baños de sangre y películas sangrientas se utiliza sirope de arce, mantequilla de cacahuete, salsa de barbacoa, tomate, soja o hasta remolacha.

La muerte de DiCaprio en Titanic, en una piscina

Esta es una de las más famosas del cine. ¿Cómo se rodó la muerte de Leonardo DiCaprio en Titanic? La respuesta es muy fácil. En lugar de caer al fondo del mar, Jack, el personaje que interpretaba el actor estadounidense, se sumergió en una piscina, donde fue rodada toda la reconocida película dirigida por Jame Cameron.

Maquillajes y nuevas caras para zombies

Los muertos vivientes están de moda tanto en el cine como en la televisión y cada día avanzan más las técnicas que hacen que estos sean lo más reales posibles. Todo esto se lleva a cabo con maquillajes especiales y moldes elaborados con látex y gelatina.

Para que no te pierdas ningún detalle en las películas, lo más recomendable es tener la tele con la máxima definición posible que puedes complementar con el Seguro de Hogar MAPFRE que se hará cargo de todos los problemas que surjan con todos los electrodomésticos de tu casa.

Muerte en la ficción, ¿cómo se trata? was last modified: noviembre 13th, 2017 by GeneraciónYoung

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre