Inicio/Cine/Más cine/Las mejores películas de la II Guerra Mundial

Las mejores películas de la II Guerra Mundial

8 minutos | ¿Preparado para hacer una maratón cinéfila con películas de la Segunda Guerra Mundial? Si te apasiona todo lo que tiene que ver con este pasaje de la historia no te pierdas la selección que hemos hecho con los 15 mejores títulos de todos los tiempos.

Pocos momentos históricos han sido tan fructíferos para el séptimo arte y para las series como la Segunda Guerra Mundial. Una contienda que acabó hace más de siete décadas, pero cuyas cifras y consecuencias formarán parte la memoria de la vergüenza para siempre.

Seis años y un día de guerra en los que la única y exclusiva fuerza devastadora del ser humano dejó tras de sí millones de muertos (cerca de cien millones según los cálculos más pesimistas).

Un acontecimiento de tal magnitud y tantas incógnitas aún por descubrir, que el cine no ha podido evitar nutrirse de él en muchísimas ocasiones.

Las películas sobre la Segunda Guerra Mundial hablan de la masacre, del Holocausto, de la maldad sin límites de los nazis, de Pearl Harbor, del desembarco de Normandía o de la batalla de Stalingrado (la más sangrienta de la historia de la humanidad), pero también de la virtud humana que es capaz de florecer en los ambientes más desfavorables dando lugar a los gestos más heroicos.

Si te apasiona este pasaje de la historia, coge manta y palomitas porque te contamos cuáles son las mejores películas sobre la Segunda Guerra Mundial para organizar la mejor maratón cinéfila en casa.

Las mejores películas sobre la Segunda Guerra Mundial

La lista de películas sobre la Segunda Guerra Mundial es interminable. Cineastas de todos los tiempos han querido brindar su pequeño tributo a los hombres y mujeres que perdieron la vida en la mayor guerra que ha asolado la Tierra.

Muchos de ellos han sido capaces, incluso, de plantear la historia de una forma diferente a lo que han hecho sus colegas, dando lugar a auténticas maravillas del séptimo arte. A continuación, te contamos -por orden cronológico- las 15 que, para nosotros, son las mejores.

El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)

Entre las obras maestras que nos dejó Charles Chaplin se encuentra este espectacular alegato contra el fascismo -en un momento en el que Europa se encontraba en plena guerra-, con un Chaplin desempeñando el papel más serio, trágico y humano de toda su carrera.

Un excombatiente de la Primera Guerra Mundial vuelve a casa después de varios años del conflicto. No recuerda nada ni conoce la actual situación política de su país, donde un dictador racista se ha hecho con el poder y ha comenzado una persecución contra el pueblo judío.

Ser o no ser (Ernst Lubitsch, 1942)

La cinta se sitúa en la Varsovia de la ocupación nazi. El profesor Siletsky, un espía al servicio de la Gestapo, está a punto de desvelar los nombres de los colaboradores de la Resistencia, pero el actor polaco Joseph Tura tratará de evitarlo. Junto con otros actores de su compañía, se hará pasar por el cruel coronel Erhardt y por el propio Siletsky para acceder al interior del cuartel general de las SS.

La situación ya se imagina hilarante. Algo que solo puede hacer un maestro de la talla de Lubitsch, que logra tratar un tema tan delicado ofreciendo 99 minutos de sátira inteligente y, al mismo tiempo, hacer pensar al espectador.

Casablanca (Michael Curtiz, 1942)

Por supuesto, no podía faltar en esta lista uno de los grandes clásicos del cine. La historia no solo aborda la Segunda Guerra Mundial, sino que además fue rodada y estrenada en plena contienda.

Cómo olvidar esa historia de amor entre Rick (Humphrey Bogart) e Ilsa (Ingrid Bergman) en la ciudad marroquí de Casablanca, a la que acudían todos aquellos que habían conseguido escapar del nazismo, mientras el memorable Sam tocaba el piano, o ese canto de la Marsellesa que eriza la piel. Pero sobre todo, cómo olvidar ese “siempre nos quedará París”.

¿Vencedores o vencidos? (Stanley Kramer, 1961)

Obra maestra de Stanley Kramer ambientada en los juicios de Nuremberg. El juez americano Daniel Haywood tiene que desplazarse a Nuremberg para presidir un juicio contra cuatro jueces alemanes a los que se les acusa de haber colaborado con el régimen nazi. Haywood tendrá que decidir entre castigar severamente a los acusados para dar consuelo a las víctimas, o basarse en los principios éticos de los Derechos Humanos.

Una dura crítica a la opinión pública del momento que exaltaba la dureza de la justicia para con los colabores del régimen, y un alegato que trata en profundidad el verdadero significado de la justicia.

La gran evasión (John Sturges, 1963)

Una de las películas más entretenidas sobre la Segunda Guerra Mundial que relata el plan de fuga que hacen 250 presos británicos para escapar de un campo de concentración nazi. ¿Cómo lo hacen? Excavando túneles. Aunque el argumento pueda parecer descabellado, esconde detrás una historia real.

Doce del patíbulo (Robert Aldrich, 1967)

El comandante Reisman es un oficial poco disciplinado, pero excelente en lo militar, al que le encargan una misión altamente peligrosa: asaltar una fortaleza nazi. Para ello, someterá a un grupo de doce presidiarios a un durísimo entrenamiento bajo la promesa de que quedarán libres si logran el objetivo. Una película sobre la Segunda Guerra Mundial que logra aunar humor, acción y tensión de una forma magistral y que sirvió a Quentin Tarantino de inspiración para su Malditos bastardos, de la que hablamos más abajo.

Das Boot. El submarino (Wolfgang Petersen, 1981)

Cuando se habla de película bélicas, todo el mundo imagina campos de batallas con soldados a un lado y a otro y bombas. Pero en este caso, la historia se centra en un submarino, un aspecto que tuvo gran relevancia en la guerra pero que siempre ha pasado desapercibido. En él viaja un grupo de jóvenes soldados deseosos de defender su patria en una misión prácticamente suicida.

La película estuvo nominada a seis premios Oscar y cuenta con su propia adaptación televisiva.

La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993)

Una de las grandes obras maestras sobre la Segunda Guerra Mundial, tan intensa como dura, que relata la historia real del empresario alemán Oscar Schindler (Liam Neeson), el hombre que logró rescatar de las fauces nazis a mil doscientos judíos empleándolos como trabajadores en una fábrica de menaje de cocina que le servía de tapadera.

Una historia desgarradora, magistralmente contada, en la que Spielberg exprimió todo su talento y que estremeció al mundo. Ganó siete merecidísimos Oscar y fue todo un éxito en taquilla.

La vida es bella (Roberto Benigni, 1997)

Hasta el momento, nadie había hecho una historia tierna y llena de humor de unos hechos tan cruentos y macabros como los del Holocausto. El primero en hacerlo fue Roberto Beningni, que, a través de una extravagante historia de amor, relata los sufrimientos en un campo de concentración sin restar un ápice de dureza, pero desde una perspectiva diferente.

La trama gira en torno a una familia que es llevada a un campo de exterminio. Para restar sufrimiento a su hijo, el padre hace lo indecible por convencerle de que todo es un juego y que, si reúne los puntos suficientes, ganará un tanque. Una fábula brillante sobre el escapismo de la imaginación en medio del nazismo.

El pianista (Roman Polanski, 2002)

Consciente de que Spielberg había sentenciado la última palabra en este tema, Polanski decide centrarse en la antesala de los campos de exterminio: el gueto de Varsovia, que recrea con gran realismo en este drama intensamente duro y desolador. No en vano, para escribir esta historia su director no tuvo que documentarse, le bastó con recordar. Él había sido uno de los prisioneros de esta cárcel de indignidad y sufrimiento.

El brillante pianista polaco de origen judío Wladyslaw Szpilman (Adrien Brody) vive con su familia en el gueto de Varsovia. Pero cuando los alemanes invaden Polonia, se ve obligado a huir. Para evitar la deportación, tendrá que vivir escondido y completamente aislado durante mucho tiempo.

El hundimiento (Oliver Hirschbiegel, 2004)

La particularidad de esta película sobre la Segunda Guerra Mundial es que se concentra en las últimas horas de Adolf Hitler (Bruno Ganz), que ve como la guerra avanza a favor de los aliados mientras permanece escondido un búnker. El mérito de esta cinta es que el relato que hace del führer es muy acertado: un gran megalómano con ideas despiadadas que termina volviéndose loco, y que pasa sus últimos días junto a sus  sumisos seguidores, embelesados hasta el extremo de dar la vida por su líder.

El niño con el pijama de rayas (Mark Herman, 2008)

Aunque no es uno de los títulos más legendarios sobre esta temática, El niño con el pijama de rayas enfoca la barbarie nazi desde una perspectiva nueva para el espectador. Bruno es un niño de ocho años que vive ajeno al Holocausto. Solo sabe que su padre acaba de ser nombrado comandante de un campo de concentración y que por ello ahora tiene que vivir en una zona aislada lejos de su confortable casa de Berlín. Todo es monótono en su día a día, hasta que conoce a Shmuel, un niño judío que vive al otro lado de la alambrada y que viste un extraño pijama de rayas.

Malditos Bastardos (Quentin Tarantino, 2009)

Quentin Tarantino saca su artillería pesada y muestra toda la violencia que caracteriza cada una de sus películas para condensarla en ésta con todo su esplendor. Para muchos, esta es la mejor película del director, y para él, ésta es la que contiene al mejor personaje de todos los que ha creado: el general Hans Landa, papel por el que Christopher Waltz se llevó el Oscar. Pero, además de la violencia y la sangre, cuenta con profundas reflexiones y diálogos muy dementes.

La historia, situada en la ocupación alemana en Francia, narra la terrible venganza que planea y lleva a cabo un comando de sanguinarios aliados liderados por Aldo Raine (Brad Pitt) con el objetivo de hacer caer a los máximos dirigentes del Reich.

Descifrando Enigma (Morten Tyldum, 2014)

Biopic sobre el matemático británico Alan Turing (Benedict Cumberbatch), que pasó a la historia por haber conseguido descifrar los códigos secretos nazis contenidos en la máquina Enigma, con lo que contribuyó a que la Segunda Guerra Mundial terminara a favor de los aliados. A pesar de salvar millones de vidas, no obtuvo su reconocimiento como héroe nacional hasta muchos años después de desencriptar la máquina.

Dunkerque (Christopher Nolan, 2017)

Es cierto que a Christopher Nolan le gustan los montajes raros, y en esta película lo demuestra una vez más. Pero también es cierto que, gracias a ello, dota de fuerza a esta historia que narra el rescate de 300.000 soldados aislados en la ciudad francesa de Dunkerque. Una película sobre la Segunda Guerra Mundial en la que no aparecen soldados alemanes, pero, aun así, se palpa con angustia su presión. (Si quieres ver la crítica completa de la película, sigue este enlace).

12 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.