‘The Old Man And The Gun’, el adiós al cine de Robert Redford

Inicio/Cine/Estrenos de cartelera/‘The Old Man And The Gun’, el adiós al cine de Robert Redford

‘The Old Man And The Gun’, el adiós al cine de Robert Redford

Robert Redford dice adiós a su larga carrera con ‘The Old Man And The Gun’, una película deliciosamente crepuscular basada en la historia real de un atracador de bancos octogenario que escapó hasta dieciocho veces de la cárcel.

Robert Redford, uno de esos actores que quedarán para la eternidad, dice adiós con una película que pone el broche de oro, a modo de testamento, a su fructífera y longeva carrera. The Old Man And The Gun es una despedida elegante, sin aspavientos, que a ratos se convierte en un claro homenaje al actor, y otros, al cine de la década de los setenta.

Basada en una historia real

Redford encarna a uno de esos personajes que parecen escritos para él. Pero no es más que una casualidad del destino, ya que se trata de una historia real. La de Forrest Tucker, un ladrón de guante blanco que pasó la mayor parte de su vida en la cárcel o intentando escapar de ella (de hecho, lo consiguió hasta en dieciocho ocasiones). Su último atraco lo cometió en el 2000 siendo ya un octogenario.

En concreto, la cinta retrata al Tucker de principios de los ochenta, cuando a la edad de 70 años se fuga de la prisión de San Quentin y lleva a cabo una serie de robos sin precedentes. El agente John Hunt (Casey Affleck) le sigue la pista mientras se debate entre la admiración que le causa el compromiso de Tucker con su oficio y sus obligaciones como hombre de la ley. Y todo ello sin olvidar a Jewel (Sissy Spacek), la mujer con la que Forrest inicia una relación y que le hará replantearse su forma de vida.

Forrest Tucker y sus secuaces -Teddy (Danny Glover) y Waller (Tom Waits)- habían repetido el mismo golpe una y otra vez, y así se sentían cómodos. Es más, podría decirse que Forrest era feliz atracando. Sin armas. Sin violencia. Él, enfundado en un elegante traje, con sombrero, maletín y un bigote postizo, entrando en un banco y dedicando la mejor de sus sonrisas a uno de los empleados mientras, amablemente, le pide el dinero y le muestra la pistola que lleva en el interior de su chaqueta.

Una vez conseguido el botín huye, pero lo hace tranquilo, con una sonrisa en la cara. Un modus operandi que le permitió hacer de esto su profesión y ganarse el favor de la opinión pública, que lo veía casi como a un héroe.

El perfecto adiós al cine de Robert Redford

Una historia redonda para una despedida perfecta que, como decimos, cayó en manos de Robert Redford por caprichos del destino. David Lowery había conocido al actor en el rodaje de Peter y el dragón, en la que Redford interpretaba a un personaje menor. Sin embargo, aquel trabajo sirvió para que ambos entablaran una buena relación.

Poco después, el director leyó un artículo escrito por el periodista David Grann en The New Yorker titulado The Old Man And The Gun, en el que se relataba la historia del ladrón Forrest Tucker, un hombre que había pasado toda su vida atracando bancos sin cometer nunca un delito de sangre, y cuyo último atraco lo perpetró con 80 años, la misma edad de Redford. Aquella historia le fascinó y, en seguida, comenzó a preparar un proyecto inspirado en este artículo y con Redford en mente.

El actor aceptó, pero con una condición: “le dije a David que lo único que tenía que ser esta película era algo divertido. Forrest es un personaje maravilloso, complicado, tan lleno de vida, riesgo y peligro, pero también trata de divertirse”. Objetivo conseguido.

The Old Man And The Gun tiene, además, la huella del cine setentero que impregna el grano de la imagen, con una puesta en escena en la que hay diversión, improvisación, y todo un panteón de referencias y estilos. Lowery aprovecha cada momento para incluir guiños al cine independiente de los setenta o del propio Redford, insertándolos en la trama con gran efectividad, como la breve aparición de un jovencísimo Robert Redford en La jauría humana (en la que, por cierto, interpretaba a un preso recién fugado) intercalada en el montaje que ilustra las continuas fugas de prisión de Tucker.

Y sí, puede que, si le ofrecen un buen proyecto, Robert Redford vuelva a actuar, como ya han hecho otros actores que han anunciado su jubilación. Pero, aun así, The Old Man And The Gun no dejaría de ser una película deliciosamente crepuscular.

19 marzo, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.