Así será Cars 3

El 14 de julio, Cars 3 llegará a las pantallas del cine para demostrar que, a pesar de enfrentarse a adversarios más modernos y rápidos, a Lightning McQueen todavía le queda mucho por correr. De la mano de los creadores […]

El 14 de julio, Cars 3 llegará a las pantallas del cine para demostrar que, a pesar de enfrentarse a adversarios más modernos y rápidos, a Lightning McQueen todavía le queda mucho por correr. De la mano de los creadores de Inside Out, llega la última entrega de la saga Cars.

El futuro es imparable. Lightning McQueen, el que sería el coche de carreras más avanzado de su época, ahora tiene problemas para plantarle cara a los nuevos modelos, mucho más desarrollados tecnológicamente. Es como si un Porsche de hace 20 años intentara correr con uno de los prototipos más recientes de Le Mans.
En esta entrega, su nuevo némesis es Jackson Storm: un coche de carreras último modelo, diseñado con ayuda de ordenadores y túneles de viento que ha roto todos los récords hasta la fecha. Cuando conoce a McQueen, muestra la condescendencia que tienen los jóvenes atletas cuando se enfrentan a sus viejas glorias. “He esperado toda mi vida para vencerte, viejo”, le dice cuando se conocen.
La película comienza con una carrera en la legendaria Dinoco 400 (una referencia a las 500 millas de Indianápolis), dónde McQueen consiguió su victoria en la primera película de la saga. Allí, intentando superar a Storm, nuestro protagonista tiene un accidente y se ve obligado a retirarse.
Lo que seguirá es un periodo de recuperación física y emocionalmente doloroso. Surgirán intentos de que se retire de la competición y se vuelva “una marca” con la que sacar provecho vendiendo productos, pero para McQueen la verdadera recompensa es poder correr sobre la pista.
Habrá también intentos por parte de sus patrocinadores para que compita en la Florida 500 (otra referencia a una célebre carrera de resistencia americana, la Daytona 500). Para ello, le presentan a su nueva entrenadora: la joven Cruz Ramírez, que le hará un régimen de entrenamientos al que nunca se había enfrentado, incluyendo carreras de resistencia en la playa con Luigi y Guido, dos viejos italianos que recuerdan descaradamente al Fiat 500.
¿Conseguirá superar McQueen a Storm? ¿Será la última entrega de Cars? ¿Podremos esperar a un final feliz? ¿Qué inesperados giros argumentales se trae Pixar en la manga?
Disney se ha vuelto la productora de cine más exitosa del momento. Su fórmula es sencilla: limitar la producción a un número bajo de películas al año, siempre dentro de un “universo” que encaje con la marca, y que puedan apoyarse con la máquina de marketing tan potente que tienen.
Por supuesto, también ayuda que sus divisiones sean autónomas unas de otras. Los intereses de Marvel no chocan contra los de Pixar. Los de Lucasarts no van en contra de los de Disney, los encargados de producir el remake de La Bella y la Bestia.
Además de sus ideas originales, a Disney le viene muy bien tener el catálogo del que dispone, ya sea para hacer musicales o remakes de acción real de los clásicos de animación. Ejemplos son Alicia en el país de las maravillas, El libro de la selva, o el próximo musical de El Rey León, que se estrenará en 2019.

Algunos datos de Cars 3

Las cifras son buenas: la primera película de Cars tuvo un coste de producción de 120 millones de dólares, y acabó recaudando 460 millones. Su secuela, estrenada en 2011, tuvo algo más de presupuesto, 200 millones, para acabar recaudando 560 millones. De momento, no se han desvelado los costes de la tercera, pero viendo el presupuesto de Inside Out (175 millones) o Buscando a Dory (200 millones), rondará por ahí.
Puede que no sea el exitazo que fue Gru: mi villano favorito (1.150 millones con un coste de producción de 75 millones), pero cabe recordar que Buscando a Dory también batió récords de taquilla, llegando al olimpo de Disney de películas que superaron los 1.000 millones.
Esto son buenas noticias para Disney, para Pixar y para el cine de animación. Gran parte de lo que lo hace tan lucrativo no es solo la venta de entradas, sino también la de la ingente cantidad de merchandising que venden si la película llega a calar con el público más joven: juguetes, mochilas, cuadernos, pegatinas…
Además, desde que Shrek demostró que se pueden contar historias poco-convencionales a través de la animación, los estudios la han usado para abordar temas más peliagudos y transmitirlos a un público más amplio. Un ejemplo es el racismo y la homofobia con Zootrópolis, o el funcionamiento de la mente humana y los sentimientos con Inside Out.



En el caso de Cars 3, tocarán temas como el crecer y enfrentarte a nuevos contrincantes que te superan y la sensación de impotencia que acarrea; la injusticia con el trato a las viejas glorias del deporte (cualquier deporte), y los ánimos de lucro que tienen las empresas que les rodean; entre otros. Además, Disney está (por fin) abriéndose a ideas más liberales como el feminismo y la anti-homofobia, incluyendo por primera vez a un personaje gay en el remake de La Bella y la Bestia.
En el universo de los coches antropomórficos de Cars 3, volveremos a ver a personajes queridos como el propio McQueen o la grúa oxidada Mater. Además, aprovechan para representar los tópicos de los conductores con los coches que los identifican. Un ejemplo es Fillmore, la clásica furgoneta Volkswagen, que es un hippie (demasiado) tranquilo.
Puede que los coches del mundo de Cars no sean reales, pero para muchos conductores, sus coches irradian personalidad. Por ello, la decisión más sensata es mimarlos y equiparlos con un seguro que les proteja de cualquier incidente que puedan sufrir. Para ello, los Seguros de Coche MAPFRE presentan un amplio abanico de ofertas con diferentes coberturas. Así, aunque no hablen y nos puedan decir qué les duele, sabremos que estarán siempre a salvo. Y nos podrán acercar al cine a ver la última película de Pixar.

30 junio, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.